Tuvo lugar el 28 de diciembre del 2008 en Taiwan.  Los robots-actores se fundieron en un beso durante la representación de obra “El fantasma de la Ópera”.

La sala que tuvo un lleno completo con mas de 400 personas estalló de alegria cuando Christine (interpretada por Janet) y el fantasma (interpretado por Thomas) se besaron. Aquí están los ensayos:

y aquí la puesta en escena:

Seguro que no es el primer beso ocurrido entre máquinas, cuaquiera que tenga un par de robots programables caseros puede haberlo hecho ya antes.

Viendo el video los robots dan un poco de grima, además para ser sincero les falta todavía bastante expresión en facial como para que sean capaces de transmitir sentimientos.

Este rechazo visual, que por lo menos a mí me ha ocurrido,  seguro que tiene que ver con una teoría llamada  “la teoría del valle inexplicable” que viene a decir que si un androide se parece mucho a un humano, el automata nos empieza provocar un rechazo instintivo.

Lo explico un poco más:

En un principio los robots como los de las fabricas no nos despiertan ningún tipo de sentimiento o empatia. Esto cambia cuando estos robots se empiezan a parecer a seres vivos, yo creo que de ahí viene la manía de los japoneses de ponerle ojos a todo. Así cuanto más se parece a un ser humano más empatía provoca en nosotros, pero existe un límite que a partir de ahí nos produce un rechazo, es a esto lo que le llaman la teoría del “valle inexplicable”.

Esto se piensa que ocurre porque los robots humanoides tienen rasgos y gestos de enfermos y cadáveres. De todas formas si queréis leer un poco sobre esto un poco aquí hay un buen post

Se me viene a la mente el genial vídeo de Björk, mucho mas bonito pero totalmente sci-fi.

Via: IEESpectrum
Anuncios