Vale, se parece bastante al videoclip Crazy de Gnars Barkley, (ese que aparecían las siluetas de las caras entre manchas de tinta estilo psicoanálisis), pero eso de los engranajes gusta.

y gusta mucho.  Se llama EMIL GOODMAN y es húngaro.


Anuncios